martes, 21 de febrero de 2017

Te ha salido un huevo... otra vez...

7:30. Cinc Senies. Primera salida en bici después de un tiempo sin tocarla. Ana estaba contenta porque le habian puesto una cubierta nueva y a mitad de precio. Recogemos a Ricardo en Llavaneres y empezamos a tirar Llavaneres arriba para hacer nuestra ruta especial. Lo tenemos que tomar con calma porque el tiempo sin cogerla se nota, así que chino chano. Cuando llegamos a Santa Mónica, a la Ana se le ocurre la genial idea de robarle la bici a Ricardo. Normal, queria montarse una 29'...

Qué estrés, que si esto no cambia... que si llevas las calas muy duras... visualicé una caída en 0,2, pero no oye, la tía le cogió el truco y se la agenció. El pobre Ricardo tuvo que subir hasta el Santuari con la bici de chica jejeje eso sí, dando guerra. Hubo represalias y todo bebiéndose su bidón y dejándola casi mas seca que la mojama.
Llegamos con la calma arriba, algo cansados aunque la Ana algo mas (aaamiga, notaras menos los baches pero tienes menos marchas... es lo que tiene...)
Tuvimos nuestro café bastante rápido ya que Ricardo lió a la rubia con su don de gentes y se saltó todos los que estaban esperando.

Después de descansar, estirar y hacer un poco el tonto (lo habitual) empezamos a descender, con la prisa que nos caracteriza, y es que tonto el último.

Algo mas abajo de los clavelitos oigo un "Paaaaaaaa". Centro la vista en Ana y veo que hace unas eses con la bici y frena. Me paro a su lado y reventón al canto en la rueda delantera! Esto es como boxes en formula 1, hay que darse caña, así que dejo mi bici en un lateral (con mucho amor, eso sí) me arremango, saco las herramientas, aflojo la rueda... y la Anna en babia con el móvil llamando a Ricardo (que había tirado millas abajo). Pero niña deja el móvil y dale la vuelta a la biciiiii.

Cuando llega Ricardo yo ya había puesto la cámara nueva y estaba hinchando. Eso sí, le dejé acabar de hincharla para que se sintiera realizado como hombre (eso y que darle a la mancha cansa, no tengo el brazo entrenado jejeje). Total, rueda cambiada en menos de 5 minutos. Por cierto, que pedazo de agujero tenia la cámara... cabía un dedo...

Cuando vamos a retomar la marcha, la Ana se da cuenta de un pequeño detalle que resulta ser la mar de importante, a su rueda le había salido un huevo. ¿Pero como sale la cámara por fuera de la cubierta una vez hinchada del todo? No somos tan torpes! Parecía la escena del huevo pillado con la cremallera de Algo para con Mary... En fin... desinflamos, recolocamos, montamos y seguimos circulando. 

Unos kilómetros mas abajo, horror, otra vez el huevo fuera. Esto no es normal... Y unos kilómetros mas otra vez... Tuvimos que hacer el camino de vuelta despacito y vigilando constantemente para meterlo cada vez que salgiese... Al final a la Ana se le salió un huevo como 6 veces....ahora entendemos el porque del reventón, esa cubierta tenia que ser defectuosa porque no quedaba bien metida en la llanta. Por suerte conseguimos volver a casa sin reventar mas veces, y sanas y salvo. 
En conclusión, una salida en la que íbamos muy bien de tiempo acabó siendo una salida muy porno con tanto mete saca...

sábado, 18 de febrero de 2017

Al Santuari a marcha militar

Quedamos el domingo a las 7:30 de la mañana para caminar ya que la predicción meteorológica decía mal tiempo y posible lluvia como para coger las burras. Subimos al coche y decidimos (la Ana por los tres) ir a Can Bruguera y de allí andar hasta donde nos diese el tiempo, ya que yo iba con la hora justa por una comida familiar. Estaba muy nublado y con niebla, así que el valiente de Ricardo se llevo el paraguas familiar colgado de la espalda cual espada samurai, asomándose por debajo... pero no aguanto muchos kilómetros.. y es que es normal, andar con un palo por detrás tiene que ser algo "incomodo"... así que acabo dejándolo escondido en medio del bosque para después recogerlo.
Tiramos dirección creu de Rupit y desde allí ya veríamos si daríamos la vuelta o no dependiendo de la hora. Subimos a mas que paso ligero, marcha militar era eso. No es lo mismo hacer la Aspirina a pie que en bici eh? Algunos ciclistas nos adelantaron subiéndola, pero eso es porque son unos orgullosos y no soportan que a pie vayamos mas rápidos ;) eso sí, arriba... muertos todos...

En un pim pam llegamos a la Creu de Rupit. Como era pronto decidimos ser unos valientes y continuar hasta el Santuari. No veas que tute nos pegamos. Pasamos por algunos corriols y una zona donde tanto Ricardo como yo nos habíamos caído con la bici hace un tiempo. Es que la montaña es un campo de minas, nunca sabes que peligros acechan...de hecho nos podrían haber arrollado unos quads. La gente está muy loca, pero por suerte los oímos a tiempo como para apartarnos, incluida yo que estoy medio sorda...

Llegamos al Santuari y era Silent Hill total. Había tanta niebla que a 30 metros ya no se veía prácticamente. Espectacular. Nos tomamos nuestro café con leche, eso sí, en la terraza. No ibamos a quedarnos dentro al ladito de la estufa... si habíamos llegado hasta allí no ibamos a ser unas nenazas!

Unos minutos de descanso y vuelta atrás como si hiciéramos una crono. Parecía que nos siguiera un jabalí...Bajamos corriendo siempre que fue posible, es decir, en las bajadas. Para que correr en las subidas? 
Pues oye, yo no se si lo bajamos en la mitad de tiempo pero no me sorprendería, le dimos mucha caña. En nada llegamos a donde estaba el paraguas "escondido" (lo pongo entre comillas porque se veía a tres leguas)... y que pim que pam llegamos al coche, a las 12:30 aproximadamente.
Llegó la hora de mirar el Strava para ver los kilómetros totales y... chascazo!! El mío decidió unilateralmente indicar la ruta en linea recta, así que contó de menos y marcó 17,5 (al igual...), y el de Ana, marcó como si hubiéramos hecho zig zag todo el rato y marcó de mas, 38,9... WTF!!!!  eso es motivación! 
Ya en casa y tranquilamente por la tarde maque la ruta a mano con el Wikiloc: 23,5 km. Casi nada...


jueves, 26 de enero de 2017

Quien dijo frío...

El domingo pasado nos atrevimos a volver a quedar pese a la fantástica predicción meteorológica que nos acechaba ese fin de semana.Queríamos coger las burras, pero visto lo visto, al final fue mejor dejarlas descasando y salir andando...
Lo intenté. Tiré fichas para ir en bici, sobretodo por las ganas de estrenar calzado y polainas, pero ahí están, guardados en el armario con la etiqueta puesta.

Quedamos a las 7:30 en mi casa. Cuando nos encontramos, solo habían miradas de "¿seguro que queréis salir?" Noche, llovizna, frío polar y viento huracanado... pero somos unos huevones resistentes y tiramos pal monte. Sí, era tentador volverse a la cama, pero si ya estás en la calle hay que seguir hasta el final.

Nos fuimos por las cinc senies y tomamos el camino del Canigo diciéndonos a nosotros mismos que ese día no nos encontraríamos ni el tato, que quien seria el loco que saldría con ese tiempo... pero llevando las salidas que llevamos tenía clarísimo que alguien mas habría. 
Y como no, llegando al turo d'Onofre Arnau nos tuvimos que apartar del camino para dejar pasar a un grupo de ciclistas. 

Subimos al turó para ver las vistas pero nos fuimos pitando por el viento que hacia. Suerte que llevábamos piedras en las mochilas, sino a lo mejor salimos volando... eso sí, las fotos de rigor no nos las quita nadie (con filtro antiarrugas incluido). De bajada ya era la segunda vez que parábamos a hacer aguas menores (pero si no hacer falta regar mas las plantas, que esta lloviendo!).

Subimos todo el GR pasando por las ermitas de Sant Miquel y Sant Marti hasta llegar al cruce de Mataro - Creu de Rupit y tiramos hacia el Restaurante de Can Bruguera porque por el otro camino era demasiado largo y teníamos poco tiempo. Allí hicimos un café con un frío del carajo y tuvimos que esperar porque se puso a llover a cantaros y yo no llevaba bolsas en los pies jejeje


Ya de bajada, cogimos un grajo y bajamos volando. Bueno, eso no que sería explotación animal, pero bajamos corriendo para darle un poco de vidilla. (Llámale correr porque andando rápido íbamos a la misma velocidad...). Vimos cosas espectaculares, como amapolas florecer en enero...y a lo tonto nos dieron las 12 y nos recogimos. ¿Que cuantos kilómetros hicimos? Lo mas exacto que podemos decir es entre 13 y 16 ya que nuestros GPS se perdieron por el monte... los dos...y mira que el camino estaba bien indicado! mucha tecnología y pocas nueces...

martes, 17 de enero de 2017

Caminata dominguera. O como lo llamo yo: dando un paseo...

Este domingo seguimos con el plan de caminar ya que somos unos rajados para coger la bici con este frío siberiano...
Por suerte para mí, no me han hecho madrugar tanto ya que hemos quedado a las 8:00 y no a las 7... (aunque Ricardo lo intentó...) :P a esa hora hay gente muy rara en la playa... como un tío haciendo una mezcla de artes marciales y ballet... esta claro que le hacía falta algo de practica...

Empezamos a caminar paralelos a la vía del tren dirección Girona, con la decisión de hacer hacer 2,15 h de ida, hacer el café y darnos la vuelta. El optimista de Ricardo creía que llegaríamos hasta Calella, pero alma de cantaro, como vamos a llegar con esa velocidad de crucero.... Tal como yo preveia, llegaríamos a Canet como mucho. Que nos conocemos... y entre sácame esto de la mochila, vuelvelo a guardar, espera que me quito una manga, mira que flor tan bonita, a que huelen las nubes...vamos.. de ahí lo de "dando un paseo"...
Suerte que es todo recto y no había opción a perdernos ni equivocarnos... que si no tampoco llegaríamos a Canet... 
Hicimos el café riera arriba para separarnos de la nacional II y cobijarnos del viento. Desayunamos "like a sir" un café con leche y un croisan riquisimo. Esta vez nada de platano (bueno, uno sí, pero sin malpensar!),  ni pasas, nueces, galletas, dátiles y todo lo posiblemente energético para sobrevivir a una hecatombe (porque hay que ver como zampan...) y es que no se puede salir con resaquilla...

Nos volvimos a abrigar con los 20 kilos de ropa que llevábamos y vuelta atrás. El día acompañaba porque estaba despejado y se podía ver perfectamente Monjuic desde Canet. Lástima que a esa hora ya hubiese tanta gente aprovechando el sol, así que la vuelta fue un reto, carrera con obstáculos. Los últimos kilómetros se hacen siempre mas largos, y mas con las piedras del camino. A uno se le ocurrio querer cruzar arenys por dentro del túnel del tren... como nos subimos cuando estamos a tope... pero nosotras ni hablar del peluquin!
Llegamos a Mataro y nos pusimos a estirar como Eva Nasarre. Un espectáculo digno de admirar... y colorin colorado, 26 kilómetros habíamos caminado.


viernes, 13 de enero de 2017

La Serralada Litoral


Una vez mas, reemprendiendo el blog después de un año de sequía... pero de escribir, porque salidas sí que hemos hecho...

Para empezar el año salimos a caminar, ya que hace un poco de frío para coger la burra. Ricardo y Ana decidieron lugar y hora, y toco apechugar a las 7 AM. Pero si aun no hay luz!! Bueno, al menos esta vez conseguí levantarme, ya que la vez anterior me dormí :)

Aparcamos el coche en el merendero de Burriac, i con frontal en mano empezamos a subir al castillo. Así que empezamos fuertes a calentar. Cuando llegamos arriba aun no había salido el sol pero ya clareaba. Las vistas eran encantadoras.
Para bajar, la Ana me metió por el sitio chungo, que normalmente se hace de subida.... pero mujer, ¿que no ves que soy genéticamente torpe y destinada a caer? arrastrando el culo por el suelo bajé... y como no, habíamos perdido a Ricardo, que tiró pal monte (como la cabra)...

Una vez nos juntamos tiramos por un corriol que nos llevo a una torreta de vigilancia, y de allí a la pista de la Serralada Litoral. Como ellos no habían hecho nunca esa pista la hicimos hasta la Roca de'n Toni, que es un Dolmen a la altura de Vilassar de Dalt. De allí, (y después de preguntar la ruta a unos escaladores hippies con colchones atados a la espalda) tiramos una pista hacia abajo que nos llevo a Cabrils. 

Cruzamos Cabrils y sin darnos casi cuenta llegamos al Turo del Infern, un lugar donde colgaban a los malechores entre el siglo XIV y XV para que el castigo estuviera a la vista de todos... y después de un poco de historia, seguimos hasta la creu de Montcabrer, donde nos paramos a hacer el colacao homemade cortesía de la Ana. 
Desde Montcabrer hay unas vistas espectaculares a todo el litoral y todo el Montseny. En un día claro veremos El pla de la calma, el turo de l'home, etc... Vale la pena subir...

Y una vez visto nos recogimos ya que no era plan de enfriarnos y coger frío. Tiramos para el merendero y hicimos el café de rigor. Porque.. una salida sin café no es lo mismo...

Total,  18 km de na
Roca de'n Toni

sábado, 22 de agosto de 2015

Salida a la Creu de Canet

Llevábamos muchos meses escuchando a la Ana: -cuando vamos a la Creu de Canet? cuando vamos a la Creu de Canet? cuando vamos a la Creu de Canet?
Así que la semana pasa al final decidimos intentar hacer su sueño realidad (y digo intentar, porque no habíamos ido nunca y eramos capaces de no encontrarla...)
Quedamos a las 7.30 como siempre, dirección Cinc Senies como siempre. La intención era ir hasta la Creu de Rupit (de creu en creu), bajar por Arenys de Munt, y una vez allí, fiarnos de las indicaciones que le habían dado a Ana y encontrarla... :)
Hasta la Creu de Rupit bien, como siempre, mucho cascar subiendo y algún grito de otros ciclistas de "-mira como sube la de amarilloo!!, esa no es la primera vez que sube por aquí" (mítica cuesta de la aspirina, como cuesta la jodía).
Bajamos por el merendero de Lourdes, y una vez llegado a Arenys de Munt... Saltan las dudas de por donde es, y así empieza nuestra ruta real a la Creu Perdida y la demostración de cómo preguntando se llega a Roma.
Primera pregunta: Ana -"¿perdona, para ir a la creu de Canet?". Yolanda y yo escuchábamos a 10 metros las indicaciones y diciéndonos entre nosotras... "mucho le dicen para ir allí, a ver donde acabamos..." pero pareció que le quedó claro a Ana y tiramos, Arenys abajo. Teníamos que llegar cerca de la gasolinera, y allí una riera a la derecha.
Bajamos y bajamos, hasta que volvieron a salirnos las dudas, así que buscamos a otra víctima a la que preguntar.
Segunda Pregunta: Ana: "-perdonad, para ir a la creu de Canet?"  Ciclistas: "-sí, es por.. mira, seguidnos y os llevamos hasta la entrada de la subida". (que lujo!!) Pues eso, nos llevan hasta la entrada del camino, y allí nos dicen: "-sobretodo, es por el camino del muro. Cogéis el muro y todo arriba". "-Vale vale! Gracias." y tiramos por el camino equivocado... ¬¬ "-que por allí no eeees". Ni llevándonos de la manita tomamos el camino correcto. Somos lo peor... viendo esto si llegamos será todo un logro...
Fuimos subiendo y mas o menos bien, era seguir la pista todo recto y acabaríamos llegando (en teoría), pero eso no le impidió a la Ana seguir preguntándole a la gente, ya había cogido la dinámica y todos sabemos que los hábitos son difíciles de quitar...
Tercera Pregunta: -"¿la Creu de Canet es por aquí?" "-si si, es por aquí todo recto por la pista." Vale, ya lo hemos visto, quizá no hace falta preguntar mas... Pues nada... Para arriba. A las tres curvas...
Cuarta Pregunta: -"¿vamos bien para la Creu de Canet no? -"si si, todo recto, y cuando os encontréis una bifurcación, a la derecha". Pero niña, a este paso le preguntarás incluso a los ciervos que se nos crucen. Pues eso, mas para arriba. Llega un momento que los encontramos un corriol que se desvía a la derecha. Entramos en crisis. ¿que hacemos, que hacemos? mirada hacía atrás, comprobamos que aun se ve a lo lejos el último chico al que le hemos preguntado. Así que...
Quinta Pregunta: -"¿recto o derecha?" -"recto recto". No si ya lo digo yo, si llegamos será de milagro.
Sexta Pregunta: -"¿entiendo que recto no?" -"si si, aun os queda un poquito". Mas arriba, ahora sí, llegamos a una bifurcación y está claro, hay un cartel bien bonito que nos señala la dirección. Ya olemos a Creu... se puede vislumbrar al fondo, entre la arboleda...  todo y eso, le dijimos a la Ana que si quería seguir preguntando por si acaso no había problema, jejeje.
Y al fin, llegamos a la Creu, con esa aura de éxito, cual peregrino llega a Santiago después de tantas penurias... .
Disfrutamos de las vistas, hicimos las fotos de rigor, y como no:
Séptima Pregunta: -"¿Y ahora a ver por donde bajamos...?" y ahí se lió la de cristo, toda la gente que había alrededor nos acechaba con ansias de ayudar a 3 pobres chicas desvalidas. Que si los domingueros que habían subido a pie... los chicos ciclistas que vacilavan de sus cechorias beteteras...
Que si tira por aquí, no, mejor pa ya, que aquí es mas difícil, ir por el otro, acaso tu has ido por allí?, claro me se los caminos desde que tengo pelos en ...., pues tirar por aquí que por allí esta muy mal, subir por allí es duro, (pero si nosotras queremos bajar...), pues ir con cuidado que hay mucha grietas y raíces... (pues no será para tanto...)
Después del ratillo de rigor empezamos a volver. A ver como está el camino... bueno si tiene su técnica pero bueno, no es ir a Mordor. Vamos bajando chino chano, y en una de las pendientes... zas! mujer herida! tenemos una baja! tranquilos que no fue para tanto, a Yolanda se le metió la rueda delantera en una grieta y fue al suelo, pero no se hizo mucho daño porque tubo una caída de las mías: a cámara lenta, como digo yo. Eso sí, se peló la palma de la mano, es lo que tiene ir sin guantes. 
Seguimos bajando y llegamos al centro del pueblo, donde desayunamos, y luego paseo marítimo y para casa. A ver cual es la próxima! nos vemos!

Caídas: 1
Pinchazos: los mios en las piernas. No se pueden hacer sentadillas el día antes...



sábado, 15 de agosto de 2015

TransAndalus - La Crónica

El año pasado nos animamos a hacer otra de nuestras rutillas en bici. Y ni cortas ni perezosas... nos lanzamos a la TransAndalus!!! Eso si, solo un trozo, que la vida laboral no nos permite estar de picos pardos tanto tiempo como para hacer 2000 Km.

Bajamos en coche hasta Córdoba y de allí la idea era coger un autobús hasta Huelva el 23/09, desde donde volveríamos con la bici. Al final no pudo ser ya que el tema del transporte se tornó muy complicado. Como tuvimos que improvisar, al final decidimos ir en coche hasta Matalascañas y desde allí hacer una ruta circular.Y allí que nos fuimos!

24/09/2014
Nos levantamos bien prontito y carretera y manta. Una vez en ruta, no pudimos evitar el deseo de pararnos en Sevilla y pedalear un rato. Al final acabamos chapoteando en una fuente pública del calor que hacía.
Llegamos por tarde a Matalascañas, esa urbanización fantasma en la que a finales de setiembre ya no queda ni el tato y los supermercados son difíciles de encontrar. Nos cogimos una habitación en el Hotel El Cortijo, (a precio económico por ser fuera de temporada) y estuvimos de lujo.
Chequeamos por internet las mareas de la zona, ya que la ruta empezaba pedaleando por la playa y la marea debía estar baja. Y nos pusimos hora de salida.

ETAPA 1 -25/09/2014 Matalascañas - Costa Ballena

Nos levantamos pronto y después de desayunar en el único bar abierto enrutamos hacia la playa. 
Una vez allí, como somos muy cautelosas, nos acercamos a la caseta del guarda para preguntarle que tal íbamos de tiempo para cruzar la playa, y nos dijo que mal. Íbamos tarde. (La primera en la frente...). Según el guarda teníamos que haber salido antes ya que la marea ya hacía rato que estaba subiendo y no podríamos llegar al otro extremo (30 km). 
Después de discernir si seguir o no, tiramos "pa lante como los de alicante".
La primera sensación de pedalear por la arena de la playa fue rara y curiosa. Normal, teníamos que habituarnos, y mas con dos alforjas y a saber cuantos kilos... Pero mas o menos fuimos tirando y bien. A veces encontrábamos trozos de arena que no estaba compacta y se nos enganchaba la rueda, pero no era imposible. 
La playa es encantadora. No hay nadie, ya que es zona protegida al formar parte de Doñana, con lo que os podéis imaginar la fauna... cigueñas, garzas, abejarucos... delfines...etc. 
Mientras circulábamos (a toda caña para que no nos pillase la marea) algún que otro vehículo nos adelantó: una moto, una furgo de limpieza y algún 4x4 de turistas. Cuando ya llevábamos un rato vimos a lo lejos un punto negro y pensamos: "-mira, ya vuelve el de la moto".  Pero al acercarnos: "-a no, es un perro", y al final era: "-un jabaliiiiiii". En medio de la playa y mas ancho que pancho. Que gracia. 
Llevábamos dos horas y ya era bastante duro pedalear. Además nos llovió un poco. Nos quedaba poca zona de arena compacta. Al final no tuvimos mas remedio que bajar de las bicis y arrastrarlas. Sol, calor, sed: empezábamos a ver espejismos.. 
Cuando por fin vislumbramos San Lucar a la otra orilla, llamamos al barquero que nos tenía que venir a recoger a la playa y cruzar el río. que nos dio unas fantásticas indicaciones: "os tenéis que parar donde esta el cartel". Andamos y andamos y no vimos ningún cartel así que le tuvimos que volver a llamar, y el señor dice: "si os veo desde aquí, os habéis pasado de largo!"." -Comor??"
Al final el cartel resultó ser un par de maderas con una matricula... ¬ ¬ ver para creer...
Cruzamos a San Lucar, descansamos, nos avituallamos y seguimos. Pasamos por Chipiona, y como ya se iba haciendo un poco tarde empezamos a buscar donde quedarnos a dormir. al final nos quedamos en el camping Costa Ballena. Un camping rodeado de campos de algodón, con un montón de gatitos y una playa donde vimos la puesta de sol.

Km: 52 km.
Caídas: amagos muchos (ya sabéis, el peso de las alforjas..) pero caídas ninguna.
Pinchazos: ninguno.


ETAPA 2 - 26/09/2014 Costa Ballena - Cadiz

Después de levantarnos y desayunar en el bar del camping, salimos en dirección Puerto Santa María, que es por donde indica la TransAndalus. Cuando ya llevábamos un buen rato de pedaleo nos cruzamos con unos simpáticos ciclistas que volvían de hacer su ruta mañanera y charlamos un rato. Los "chicos" (que tendrían entre 40 y 50 años) nos recomendaron cambiar la ruta y tirar para Rota, que es muy bonito y de allí coger el ferri hasta Cadiz, que nos valía mas la pena. El plan nos agradó tanto que allí que nos fuimos. Los seguimos hasta Rota y hicimos unas cañas mientras esperábamos el Ferri. Fue muy divertido, siempre te encuentras gente muy maja que está tan fatal como nosotras. Cuando ya nos despedimos y fuimos a coger el Ferri, lo perdimos (que contrariedad!) así que nos fuimos a la playa a tomar el sol como lagartijas. Eso es vida y lo demás son tonterías. Rota tiene mucho encanto, todo y tener la base naval ahí al lado.
Cuando llegó la hora fuimos al puerto y esa vez sí, cogimos el Ferri. Allí encontramos otro chico que nos estuvo dando recomendaciones de Cadiz, y a lo tonto al final nos quedamos en Cadiz pasando el día, disfrutando de sus parajes entre cañas y tapas. Buscamos un sitio donde alojarnos, que fue bastante difícil ya que estaba todo lleno, pero al final encontramos un hotelillo con 2 habitaciones individuales. Que bien se duerme en una cama, y eso que solo hemos dormido un día en la tienda de campaña... 

Km: 26,5. vergüenza me da, tan pocos km... tranquilos que el recorrido en ferri no esta dentro de esos 26... ;) 
Caídas: las tonterías de siempre pero sin llegar al suelo.
Pinchazos: los de la barriga, del empacho de tapeo...


ETAPA 3 - 27/09/2014 Cadiz - Conil

A ver si pedaleábamos un poco mas, que a lo tonto no estábamos haciendo el huevo.
Salimos del hotelillo y tiramos para donde creíamos estaba la salida de Cadiz. Tuvimos que pararnos a preguntar y no íbamos en buen camino. Al final puse el GPS y lo seguimos. Que orientación tenemos.. casi hacemos mas km que el día anterior solo intentando salir de Cadiz, que vueltas dimos!
Al final sí, ya tomamos el camino correcto. Y pintaba que sería durillo. Como todos los ciclistas sabemos, en bici todo viene de culo menos el viento, que siempre viene de cara... y ese día hacia mucho viento. Así que tranquilidad y paciencia, dejando atrás esa Cadiz que siempre nos embelesa.
A punto de llegar a San Fernando nos encontramos otros chicos que volvían de hacer su ruta y estuvimos hablando. De hecho siempre nos acaban hablando, ya que no es muy común ver dos chicas con alforjas y a lo loco...
Nos indicaron como retomar el camino de la TransAndalus, ya que nos habíamos desviado un poco, y después de cruzar San Fernando volvíamos a estar en la ruta correcta.
Pasamos por zonas donde había gente mariscando y vimos cangrejos por doquier. Es muy curioso ver centenares de cangrejos bailando por las arenas fangosas, entrando y saliendo de sus agujeros. 
Llegamos a Chiclana y nos paramos a comer delicatesen en un lugar de lujo: pan con queso, gazpacho y patatas fritas en el parquing del Lidl (sí, cuando el hambre aprieta todo sabe al agua de Dosrius).
Cuando continuamos la ruta, volvimos a poner el GPS porque estábamos descolocadas, pero pronto nos reubicamos. Una vez saliendo de la urbe y cogiendo pista nos encontramos mas ciclistas que volvían de su salida (somos una plaga, estamos por todas partes). Nos indicaron por donde tirar (para variar) ya que la ruta no estaba muy clara. normalmente estas cosas no nos pasan, pero la TransAndalus está bastante mal indicada, y la ruta en papel no es de gran ayuda.
Seguimos en dirección Roche y como no nos perdimos (solo un poco). Yolanda estuvo a punto de ir a preguntar a una amable chica que estaba al pie de carretera, pero no quisimos aullentarle los clientes y al final preguntamos en una gasolinera. Seguimos el camino con el pesado viento de cara, para variar, y por fin llegamos a Roche y sus acantilados. Que vistas y que paisaje! Yolanda bajó a bañarse mientras yo hacía guardia en las bicis. Que queréis, no iba a bajar los 1000 escalones con la bici, y ya sabéis, yo por mi bici mato. 
Después de relajarnos continuamos hasta Conil. Ya habíamos hecho suficiente por hoy y se estaba haciendo tarde, así que buscamos un camping. Encontramos uno justo en las afueras, así que después de desempacar y ducharnos cogimos la bici para ir al centro a comprar comida y visitar un poco. Pero la visita se quedó en nada, no teníamos el pompis para farolillos, ya empezaba a doler... así que para la tienda y a dormir. 

Km: 60. vamos mejorando
Caídas: ninguna, pero casi se nos lleva el viento si no llega a ser por las alforjas...
Pinchazos: los de los mosquitos. ¿por que solo me pican a mi?


ETAPA 4 - 28/09/2014 Conil - Barbate

Desmontamos la tienda de campaña y nos fuimos al paseo marítimo para continuar la ruta. Cruzamos el río por el puente de madera y tiramos recto por camino arenoso paralelo al mar, llegando a la playa de El Palmar. Esta zona es muy hippy y surfera. Al final de esta playa giramos a la izquierda y nos debíamos de la playa. A partir de aquí vamos cruzando por urbanizaciones, campos y


hacemos algunos tramos de carretera hasta llegar al Cabo de Trafalgar (nos hemos vuelto a desviar de la ruta, pero como no íbamos a visitar el faro?). El Cabo es otro de los parajes que te deja boquiabierto por su playa, sus rocas verdosas y las vistas. Después del baño de rigor y tumbarnos en la arena un rato, continuamos nuestro camino a los Caños de Meca. Otra zona de acantilados y playas que te quitan el aire. Pasados los acantilados, no sabíamos por donde continuar, (es lo que tiene pasarse la ruta por el forro). Intentamos adentrarnos campo a través por una senda arenosa y empinada por donde nos dijeron que podíamos continuar y empalmar la ruta. La senda no ciclable y era muy costoso arrastrar las burras cuesta arriba cargadas con las alforjas, así que no tuvimos mas remedio que desviarnos y tomar la carretera para Barbate. Y que carretera, que subida... que solana... la zona era bonita a la par de costosa. Cuando ya estábamos cerca pudimos retomar pista y disfrutar del monte. siempre paralelo a acantilados de vértigo. Llegamos a Barbate relativamente pronto, pero decidimos finalizar aquí la ruta. Estábamos de vacaciones, no veníamos a sufrir! buscamos un hostal, ya que no vimos campings, y después de dejarlo todo y asearnos nos fuimos a la playa (con la bici claro, ¿para que vamos a andar?). Luego visitamos el pueblo y alimentamos a los mosquitos. Paseando paralelo al río vimos una persona buceando. Sí, en el río, y el agua no era clara precisamente... le preguntamos a un lugareño que hacía un tío en el río y nos respondió: -"ya sabes, eso, buscando, a ver que encuentra". Nos costo pero al final lo entendimos. Toda esa parte es una zona de desembarcos ilegales y trafico de droga, y frecuentemente tiran alijos de coca a la costa para no ser pillados... así que el buzo estaba buscando coca... vaya tela...
Cenamos unas tapillas y a dormir.


ETAPA 5 - 29/09/2014 Barbate - Matalascañas

El día anterior decidimos que ya era hora de volver a Matalascañas y finalizar nuestro pequeño viaje por la TransAndalus. Pero no íbamos a deshacer el camino en bici, así que buscamos la compañía de autobuses y cogimos uno bien pronto para que nos llevase a Sanlucar de Barrameda. 

En Sanlucar contactamos con el barquero y nos cruzó el río. Nos aseguró que era buena hora para circular por la playa ya que la marea justo empezaba a subir ahora. Así que a pedalear por la playa.
La verdad es que los 30 km de playa vírgenes de Matalascañas es de los tramos mas sorprendentes de la ruta. Por la tranquilidad, por la cantidad de pájaros diferentes que se puede ver, lanzandose de cabeza al mar para pescar, por los delfines saltando cerca de la orilla, incluso tortugas se pueden ver. Es algo cansado cruzarla pero vale la pena la experiencia. De hecho, cuando ya llegábamos a Matalascañas, estábamos tan cansadas que casi preferíamos bajar e ir a pie... vaya ciclistas...
Estuvimos buscando un sitio para comer pero eso era un pueblo fantasma, no había gente, ni vida ni na. Así que tiramos y tiramos hasta por fin llegar al hotel donde teníamos el coche. ¡Prueba superada!
Lo desmontamos todo, cargamos el coche y tiramos a para casa, no sin pararnos para comer en algún lado porque teníamos una hambre atroz.
Todo lo bueno se acaba pronto. Las vacaciones se acaban y hay que volver. Esperamos con ganas cual será la próxima ruta que hagamos.

km: 37 (por arenas movedizas y terrenos pantanosos llenos de culebras)
Caídas: Una, no hace falta decir quien.
Pinchazos: ni un día.