domingo, 19 de junio de 2011

Camino de Santiago - Etapa 1


Llegada a León a las 5:45 AM. Sacamos todos los trastos del tren. La temperatura exterior es de 7 grados. Pinta que pasaremos frío...

A la hora de montar mi rueda delantera somos incapaces de hacerlo ni con la ayuda de otros bicigrinos catalanes que hay allí. Debo haber apretado por accidente el freno con la rueda quitada y ahora las pastillas están demasiado juntas. Conseguimos montar la rueda pero el freno ha perdido líquido y no me frena. Empezamos bien... pero que le vamos a hacer, hay que tirar. Hacemos una corta visita turística por León. En la calle hay ya algún que otro peregrino, gente que está volviendo a su casa después de la marcha nocturna, el chirimiri y nosotras. Nada mas llegar al centro, alguno de los que la noche les confunde ya nos tira la caña.
Hacemos un café en un bar donde no son muy amables, y aprovechamos para abrigarnos a capas y entrar en calor.

Hasta Astorga, el camino es llano y mucho polígono industrial. No se disfruta mucho. Una vez en Astorga compramos la comida en un super y comemos en un parque. Cuando voy beber agua de la fuente me pego un chorro de agua en la oreja, y como no, le recomiendo a Yolanda que vaya a beber que el agua está fresquita... y le pasa lo mismo... jejeje.

Seguimos rodando. Como vamos bien de tiempo en vez de hacer final de etapa en Astorga vamos subiendo hasta Rabanal del Camino, para ya empezar al día siguiente la subida a la Cruz de Ferro, donde nos han dicho que la subida será durilla. Hay que decir que la subida a Rabanal ha sido mala e incomoda.Había nubes descomunales de moscas que volaba a nuestro alrededor. Alguna sirvió incluso de tentempié... Puedo afirmar que las moscas no vuelan a mas de 15 km/h ya que en varios repechones pude acelerar y dejarlas atrás varias veces...

Llegamos al albergue junto con unos vascos muy simpáticos. Nos damos una ducha rápida y nos damos un paseo por el pueblo, que es muy bonico por cierto. Nos encontramos con unos italianos que ya hemos visto por la mañana y nos hacemos una foto (uno de ellos tiene un interés claro por Yolanda).
Encontramos la iglesia y están haciendo la ceremonia a los peregrinos y cantos gregorianos, donde acabamos entrando. Saldría corriendo, pero ver a Yolanda intentando cantar los cantos gregorianos supera el deseo de salir así que me espero ;)

De vuelta al albergue cenamos con los vascos y tomamos un vinito. Uno de ellos intenta arreglarme el freno delantero pero todo y desmontar las pastillas, limpiarlas y currarselo un montón, sigue sin frenar. Es una lástima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario