lunes, 20 de junio de 2011

Camino de Santiago - Etapa 3

En en albergue de Ruitelan nos intentan levantar a las 6:00 AM con la canción "Nessum Dorma" de la opera "Turandot" de Puccini. Esta canción siempre me ha puesto los pelos de punta, me apasiona. Nos quedamos haciendo el remolón hasta las 7, que es cuando el dueño viene a despertarnos del todo.
A bajo, en la mesa del comedor hay preparado desayuno continental (tostadas, mantequilla, mermelada, miel, nocilla, magdalenas, muesli, zumo, café, te, cola-cao...) y nos ponemos las botas.
Una vez desayunado recogemos los bártulos, limpiamos y engrasamos las burras y salimos a ver que nos depara O Cebreiro.

Hace chirimiri otra vez pero no vale la pena abrigarse porque la subida empieza en menos de 2 km. Y que subida... mas de una vez me pregunté porqué no ponen un teleférico o algo.. jeje
Paramos reiteradas veces a coger aire y animarnos los unos a los otros (ya que bicigrinos eramos unos pocos).

Cuando por fin llegamos a arriba, resulta que no estábamos arriba. Había un amago de fin de cuesta. Charlamos con unos señores de Murcia si no recuerdo mal, bebimos de la fuente con internet (en realidad era una fuente "conectada a la red". Mis chistes son muy malos...) y seguimos sin dificultad hasta el final. Fotos con los japoneses, sellamos y tiramos para abajo.

En Triacastela buscamos un sitio donde comer y nos encontramos los
bicigrinos que nos daban ánimos en O Cebreiro. Comimos con ellos y allí empezó lo que sería el inicio de una bonita amistad... Gente majísima oye!

A la salida de Triacastela hay dos caminos a escoger: susto o muerte (Samos o San Xil). Nos recomiendan ir por San Xil, que es mas corto, y aunque bastante mas duro el paisaje vale la pena. A parte de que tirar por Samos se ve que es de nenazas...
Tiramos por San Xil con un par y mas que repechones son paredes lo que hay nada mas empezar... así que con la calma para arriba. Una vez arriba, como no, Yolanda se para a charlar con un buen hombre que trabajaba en una obra. (yo creo que se para a descansar en el fondo...). El hombre nos dice que no hace falta ir allí para ver paisajes bonitos (mucho no le gustará su comunidad...), pero vaya, lo importante es que nos dice que retomemos la carretera rural en vez de camino porque no es apto para bicis. Como nos lían...
Cogemos el camino rural y allí nos encontramos uno de los colegas solo. Está medio perdido medio abandonado y no se encuentran. Pero nada, unos cuantos kms mas abajo se junta el grupo, nos reímos un rato y nos volvemos a separar. Esto nos sucede un par de veces mas hasta que ya bajamos juntos todo el camino y buscamos un albergue para todos en Sarria.

Después de la ducha "flash" y lavar la ropa a mano (y yo que me dije "el frotar se va a acabar...") me animo por los consejos de todos y corro a llevar la bici a una tienda a que me reparen el freno delantero. Me cambian las pastillas ya que están para tirar, me ponen líquido, algunos ajustes y un total de 23 euritos.

Ponemos a dormir las burras, nos vamos a tomar algo y cenar (calamares, lacon, mmm...). Entre caña, vino y orujo acabamos como las cabras y a dormir.

2 comentarios:

  1. Me llama la atención la foto de la fuente, ¿como una fuente conectada a la red puede echar ese chorro de agua sin parar? Hace daño a la vista!!!

    ResponderEliminar