viernes, 22 de junio de 2012

Una vuelta un viernes por la tarde: Crónica y crítica

Esta tarde como me tocaba salir pronto del curro he aprovechado para dar una vuelta con la burra. Una vuelta de 3 horas y media aproximadamente y 51 km. Subida por Santa Mónica dirección Corredor y desviación a Vallgorgina por el camino que se hace la Tordera-Mataro. El camino estaba bastante mal para bajar. Solo decir que se me ha ido la bici, calas puestas y rodilla al suelo, pero ya no viene de una marca mas de guerra... En el llano donde se hace la buti en la Tordera-Mataro he aprovechado para limpiarme en la fuente los churretes de sangre de la herida, que no quedaba bien ya que me llegaban hasta el tobillo...
Después ya Arenys y de tranquis hasta Mataró. Y de tranquis quiero decir armándome de paciencia y autocontrol para no morder a nadie. Entre el chulo playa señor del Cayenne que lo que tiene de coche le falta de cerebro, y lo sorda que está la gente que no se aparta... que me he tenido que poner un timbre de esos de verano azul en la bici para no arrollar a nadie y ni así, que quieren, ¿una bocina de camión?

Esta claro que en verano si se desea desconectar satisfactoriamente lo mejor es alejarse de la costa y adentrarse en la naturaleza, que bichos los hay igual pero al menos no sacan de quicio...

viernes, 8 de junio de 2012

Vía de la Plata - La crónica (Primera Parte)

El corazon que Triana va
nunca volvera
Sevilla...
con que pasión te enamorara
y te embrujara
Sevilla...
Y sin podérmela quitar de la cabeza ciclamos de Zamora a Sevilla los 7 días (bueno, casi todos).

18 de Mayo de 2012 - La ida
Cogimos el tren dirección estación de Sants para tomar el tren nocturno hasta León. Esta vez, subimos a la primera sin hacer el tonto subiendo y bajando ascensores. En la estación de Sants, una vez mas,el revisor de Renfe tubo que demostrar quien mandaba allí estando a punto de no dejarnos subir al tren si no encajábamos las bicis. Por suerte, una vez se sintió realizado y feliz de haberles hecho un favor a dos pobres chicas desvalidas nos dejó subir al tren. Una vez ubicadas en nuestra cabina, cenamos tranquilamente y nos pusimos una peli, pero estábamos tan cansadas que ninguna de las dos la vio acabar.

19 de Mayo de 2012 - Traslado a Zamora
Llegamos a León a las 6 de la mañana aproximadamente, y vista la experiencia del año pasado ya no salimos al exterior en manga corta. De todos modos, no parece que haga tanto frío, pero está lloviendo. Hacemos un café mientras esperamos que pase un poco y nos dirigimos a la estación de autobuses para ir Zamora, donde empezará nuestra primera etapa. Una vez en Zamora nos recorremos media ciudad en busca de la credencial y de paso hacemos turismo ya que Zamora es una ciudad con mucho encanto. Fuimos una iglesia tras otra, a la catedral, incluso a la policía y en ningún sitio tenían. Nos dirigimos al albergue del peregrino, nuestra última opción, y si allí no encontrábamos emprenderíamos el camino sin ella. Llegando al albergue nos encontramos con Francisco animándonos desde una ventana mientras subíamos la primera cuesta del día. Después de charlar un buen rato con él, casualidades de la vida, descubrimos que es el hospitalero del albergue y también es de Mataró. Que pequeño es el mundo...
Una vez nos despedimos de nuestro paisano, emprendemos el camino de lo que será un día completito...

Etapa 1: ZAMORA - SALAMANCA 87,7 km - 5h y 40 min.
Cuidado con el perro, que muerde
Que manía con los candaos...Ya en las afueras de Zamora y experimentando los primeros problemas en seguir las flechas amarillas del revés, monto el GPS y empezamos a dar vueltas. Y digo vueltas porque las dimos. Por lo visto, la carretera por donde pasaba el track la habían sustituido por una autovía. A puntito estuvimos de meternos convencidas de que el camino era el correcto, por suerte, como preguntando se llega a Roma, al final dimos con el camino alternativo, y ya si que fuimos en dirección correcta. Por Cazurra dirección Peleas de Arriba y abajo nos empezó a caer la del pulpo. Primero nos paramos debajo de un puente y cuando paró un poco nos acercamos a Perdigón a comer. Los niños del pueblo nos seguían a todas partes (claro, como que no tenían nada mas que hacer...). Que comida! un buen chuletón y unas costillas con chorizo. Continuar el camino fue duro, como que me bebí media botella de vino... A partir de aquí el camino se nos hizo muy largo. Pasamos por campos y campos de trigo ondeando por el viento y sembrados de colores. Llegando a Salamanca nos adelantó una furgoneta de un negocio de transporte de bicicletas y cicloturistas. A Yolanda no se le ocurrió otra cosa que hacerle señales de desespero (de coña, está claro) para que nos llevase, y así conocimos a Javier, muy simpático, y gracias a él encontramos el albergue en Salamanca, ciudad de despedidas de soltero.

Etapa 2: SALAMANCA - hasta que no pudimos mas: FUENTERROBLE DE SALVATIERRA
59,62 km - 4h y 45 min
Para variar nos costó bastante tomar el camino correcto, pero esta vez el GPS nos alberguefue la mar de bien. Además, hoy ya ciclabamos por pistas y dehesas. Nada mas salir de Salamanca nos encontramos con bastantes ciclistas dándole caña al cuerpo y conocimos a Lázaro y Vivi, con los que charlamos un buen rato hasta que nuestros caminos se separaron (un saludo y un placer!). Mas adelante nos paramos a hacer una cervecita en Morille (tremendas las croquetas del Bar de Isa). A partir de aquí los pueblos cada vez estuvieron mas separados y no había ni Dios por esos parajes. Incluso le hacíamos fotos a las gallinas por falta de los toros, vacas y cerdos que esperábamos ver...
Llegamos a un sitio donde debíamos escoger si ir con el camino de la vía de la plata o bien rodearlo. Era el Puerto de la Dueña. Varias personas nos recomendaron que con la bici ni se nos ocurriera pasar por allí, pero como a Yolanda le va el riesgo a punto estuvimos de tomarlo. Por suerte apareció nuestro salvador, un bicigrino que salía de ese camino. Al preguntarle que tal para pasar, la expresión de indignación que hizo ya lo dijo todo... así que sorteamos el Puerto y a correr. La asombrosa gallina de una pata..Llevábamos bastante sin signos de vida a parte de los bichos ni civilización, teníamos hambre y no teníamos nada que comer. Pasamos por un pueblo en busca de algo abierto o un buen samaritano pero el pueblo debía ser un pueblo fantasma, así que continuamos. Estuvimos abriendo y cerrando puertas de varias dehesas hasta que llegamos "la dehesa infinita", una llanura con una recta que nunca se acababa y el viento en contra. Mirábamos al horizonte y era desesperante. Eso, el viento, el hambre, el frío, el lorenzo... Después de mucha calma y impaciencia conseguimos salir y llegamos un pueblo. Allí nos iban a dar comida sí o sí. Nos daba igual donde... Paramos en el albergue de Blas para el sello de rigor. Se estábamos tan agustico allí dentro, al lado de la chimenea, comida, buenas compañía... que al final nos quedamos y ahí hicimos final de etapa. Allí conocimos a otros ciclistas: un matrimonio muy simpático, chilena y francés que viven en Madrid. También 7 chicos de nuestra quinta que resultaron ser catalanes, y para mas inri, de Barcelona, Granollers y uno de Mataro (casi vecino mio) lo que digo, el mundo es un pañuelo... Todos ellos muy graciosos.

Etapa 3: FUENTERROBLE DE SALVATIERRA - CARCABOSO
96,72km - 6h
Camino al puerto del hierroHoy toca subir el puerto de Bejar. Nos imaginamos algo descomunal como O Cebreiro ya que llevamos dos días viendo las montañas nevadas al fondo, pero al final no es para tanto, eso sí, el paisaje es muy bonito. Antes de empezar la subida nos encontramos un par de ciclistas gaditanos muy salaos a la par de tremendos (bueno, como casi todos los ciclistas) Charlamos un rato, nos hacemos unas fotos y continuamos el camino. Bajamos por la calzada romana y paramos en Hervás para comer y ver el barrio judío ya que todo el mundo nos lo recomendado. Continuamos el camino con la intención de llegar a Carcaboso ya que pararnos antes nos parecía poco, pero se nos fue un poco la olla...
En bici y sin remos..
Quita del medio, bixo!¿donde carajo estamos? Desde Hervás a Carcaboso no encontramos ni un pueblo. Pasamos cerca de Oliva de Plasencia pero no nos íbamos a desviar... que somos muy chulas... así que continuamos. Nos encontramos un riachuelo el cual no teníamos claro si lo podríamos pasar montadas o no. Así que por lo que pueda ser, nos quitamos las bambas, nos ponemos las chanclas y a pedalear con ellas. Como era de esperar, de perdidos al rio. Y dicho y hecho, yo que soy la primera en intentarlo los pies al agua. Casi pierdo una chancla con la corriente... Yolanda también se remojó, como no!! Muy divertidas las fotos. Nos paramos un momento a cambiar las pilas del GPS y cometo el error de caer en hacer zoom para aproximar el track. Total, que nos flipamos por un camino y nos para un todo terreno conducido por un hombre que nos dice que por allí no vamos a ninguna parte y ese no es el camino. Lo primero que nos pasó por la mente era que el señor nos >estaba timando y nos queria mandar donde amarga el pepino. No nos fiábamos ni un pelo. Me miré el track con lupa y el hombre tenía razón. Por suerte estábamos a escasos metros del camino correcto. Tiramos millas porque se nos estaba haciendo tarde y yo empezaba a preocuparme porque no queria dormir al raso. Eran las 8 y aun estábamos en medio del monte sin ver señal alguna de civilización, y Yolanda parándose a hacer fotos de las nubes
Al final llegamos a Carcaboso a las 21:15. Estábamos heladas. No había nadie en el albergue y las tiendas estaban cerradas. Por suerte, la responsable de éste vino expresamente a abrirnos y tuvimos todo un albergue para las dos solas. Pusimos la calefacción a tope y nos dimos una ducha super relajante y caliente. Tuvimos que ir al único bar abierto del pueblo a que nos hiciesen una ensalada. Y llegó el momento mas esperado del día. Acostarnos, eso sí una en cada punta de la habitación para no molestarnos...

Etapa 4: CARCABOSO - CACERES
100 km - 6h
Salimos a las 9:30 para Galisteo y con intención de llegar a Cáceres. Esta noche nos quedaremos en casa de Diego, un amigo de Yolanda la mar de majo. Según nos dicen hay que hacer todo el trayecto por carretera por dos motivos, el primero porque el camino está cortado en muchos tramos debido a las obras del Ave y el otro motivo porque el dueño de las dehesas por donde se pasaba habitualmente ha restringido el paso. Así que vamos tirando chino chano por la carretera y mas o menos bien, hasta que tenemos que tirar por la N-630. Todo el puñetero día ciclando por la nacional con un calor de mil demonios y sin ningún árbol a la vista. Los pantanos estaban secos. Los buitres nos acechaban volando en círculos... Vimos una sombrita y nos paramos en el arcén de la carretera porque ya no podíamos mas. Sacamos las provisiones (chocolate líquido con galletas maría...) y a pasar el rato. Sacamos pierna un par de veces a ver si algun camionero paraba y se ofrecía a llevar a estas desamparadas mozas, pero que va. Reemprendimos la marcha sabiendo que Cáceres estaba cada vez mas cerca y con el consuelo que empezábamos a ver pelotones de ciclistas en dirección contraria subiéndoos los ánimos. Ya cerca de Cáceres conocimos a Javier, ciclista de Cáceres que baila salsa por las noches, y nos acompañó hasta el LIDL, que es donde habíamos quedado con un amigo de Diego para recogernos. Llegamos al Cáceres creo que a las 5 y pico de la tarde, echas polvo, sedientas, hambrientas, quemadas y sudadas. Algún pro que nos encontramos por el camino nos vaciló un poco porque no íbamos muy deprisa, pero le dimos una buena respuesta: "hazlo tu con BTT y las alforjas!". En casa de Diego nos duchamos, nos relajamos y tomamos una decisión: nos tomaríamos un día de descanso sin tocar la bici. Turismo de a pie por Caceres! Para cenar Diego nos llevo a un bar donde nos tomamos una tortilla rellena de jamón y queso, una tapa de magro y un litro de cerveza, que se ve que allí la pides por litros (mola!). Que manera de recuperar fuerzas...

Continuara....