martes, 1 de enero de 2013

Primera salida del año - volviendo a nacer - nos ha ido por un pelo - con lluvia

Para estrenar el año nuevo como dios manda, hemos salido hoy día 1 con la burra a hacer el dragon khan.
De camino a nuestro punto de encuentro las dos nos cruzamos con diversos especímenes de jóvenes sueltos aun con la taja... alguno nos ha gritado "indurain"... vergüenza ajena...

A las 9:10 de la mañana salíamos de cerdanyola a la riera de Argentona ya de entrada con despiste. Yolanda se deja el casco en casa y yo me dejo la mochila con el polar, el paraviento, la cartera... y sin cámaras de repuesto, como no. Nos va el riesgo. Tampoco llevamos el track, así que contamos en hacerlo a ojo, como las dos tenemos tan buena memoria...

Hasta San Carles todo ha ido normal, sin contratiempos, así que nos paramos a hacer el café con leche en el bar. A la salida como no, me dejo el casco dentro. Ya decía yo que iba muy ligera...
A las 11 y algo llegamos a la Torrasa y de allí debíamos tomar el dragon khan, pero como no, nos equivocamos de camino. Hicimos un tramo y luego retrocedimos hasta encontrar algún corriol que se pareciese. El que pillamos tampoco era  ya que era ligeramente mas complicado, pero vaya, hicimos uso de nuestro instinto de supervivencia escogiendo pa donde tirar, si izquierda o derecha cada dos por tres, al tun tun. Al final, como todos los caminos llegan a Roma, llegamos a Roma... digo... llegamos al camino correcto y allí ya nos flipamos en la bajada. Si os preguntais a que viene lo de "volviendo a nacer", es debido a que en una de las curvas con cero visibilidad Yolanda ha hecho uso de su oído élfico y a toda prisa nos ha hecho apartarnos del camino como hemos podido. Nos hemos arrumbado al único sitio que teníamos, una roca en la que hicimos de spiderman pegándonos como lapas... y a los pocos segundos, nos pasan dos motos de trial a una velocidad de vértigo y a un palmo de cada una... iban a 500 por hora, rompiendo la barrera del sonido, a la velocidad de la luz, el hiper espacio...
Hemos tomado un respiro mientras tomábamos consciencia de que nos ha ido por un pelo y hemos esperado a asegurarnos que no venía nadie mas. Pasó una tercera moto pero luego ya pudimos continuar. A partir de aquí ya todo transcurre con normalidad. Acabamos el "descenso" sin mas contratiempos, a parte de la lluvia, que nos acompañó hasta Mataro, pero bién. Una buen salida con susto y baño.