domingo, 9 de marzo de 2014

22/02 Una vueltecita de nada

Era sábado, hacia sol y se me antojó subir a sant Mateu y bajar por Orrius. Como me gusta bajar por allí...

Empecé por Argentona y fui tirando hasta la creu de can Boquet, donde sin haberlo planeado, tomaría la decisión que convertiría mi paseo en una vuelta algo mas larga...

Los que habéis hecho esa ruta sabéis que allí hay 3 caminos a seguir, el de la izquierda, que sube a Sant Mateu, el de la derecha, que sube a la roca de'n Toni, y el del medio, que indica Vallromanes, Montornes, etc. pero por el cual aun no habíamos ido. Me decidí a tirar por el del medio porque aunque no estuviese indicado mi intuición me decía que empalmaba con otro camino que también sube a Sant Mateu (si si...). Así que empecé a bajar procurando estar pendiente de los caminos que tuviera a la izquierda. 
Pues bajé y bajé sin ver ningún camino. Cuando me dí cuenta ya había recorrido demasiado como para ir para atrás (si hombre, que es cuesta arriba...), así que me fui a la aventura esperando que algún camino me volviese al litoral (inocente...).
Bajé mas y mas. ¿Pero como es posible bajar tanto? Ni que hubiera subido un puerto de montaña.... Eso sí, la ruta muy bonita y verde, aunque no tiene nada que envidiar a bajar al pou de glaç (a mi parecer).
Cuando llegué a la civilización, estaba en vallromanes... esto... normal, ya lo decía el cartel. Continué por la carretera porque ya no había mas pistas de montaña. Llegué a Vilanova del Vallés y me encontré en una encrucijada donde decidir otra vez que camino elegir: Granollers o Montornes del Vallés. ¿Y ahora que? Si iba a Granollers tenía que hacer subida fijo, y no me apetecía nada. Y en Montornes me sonaba que estuvimos el día que recorrimos el Besos. Tiré para Montornes todo y tener la mosca detrás de la oreja. Es que solo a mi se me ocurre ir a parar a donde amarga el pepino sin cámaras de recambio, ni parches, ni dinero e indocumentada. Al menos ese día salí con el bidón lleno que si no... es para darme de ostias en el carné de identidad (a no, que no lo llevaba encima...).
Por suerte, esta vez mi intuición no me fallo. Llegué a Montornés, busqué el Besos y efectivamente, me encontré en un sitio donde ya había estado y sabía como volver. Eso sí, que palazo! tenía que bajar todo el cauce del río hasta Sant Adria y luego volver por el paseo marítimo hasta Mataro. Me bajé todo el río, descansé, comí, llené el bidón y continué por el paseo marítimo. El cansancio hacía mella. Podía haber cogido el tren (a no, que no llevaba dinero...) además, que soy muy terca, y eso de coger el tren es de mininas, no leonas. Y poco a poco fui volviendo hasta llegar a Vilassar de mar, donde di mi salida por finalizada y me relaje, pero eso ya no os lo voy a contar....

Total, que hice una vuelta del copón y llegué a mi casa de noche.
Km: 65
Caídas: ninguna (no me lo creo ni yo...)
Pinchazos: con la bici cero ^^
Para todo lo demás, Mastercard (si la lleváis encima claro...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario