jueves, 26 de enero de 2017

Quien dijo frío...

El domingo pasado nos atrevimos a volver a quedar pese a la fantástica predicción meteorológica que nos acechaba ese fin de semana.Queríamos coger las burras, pero visto lo visto, al final fue mejor dejarlas descasando y salir andando...
Lo intenté. Tiré fichas para ir en bici, sobretodo por las ganas de estrenar calzado y polainas, pero ahí están, guardados en el armario con la etiqueta puesta.

Quedamos a las 7:30 en mi casa. Cuando nos encontramos, solo habían miradas de "¿seguro que queréis salir?" Noche, llovizna, frío polar y viento huracanado... pero somos unos huevones resistentes y tiramos pal monte. Sí, era tentador volverse a la cama, pero si ya estás en la calle hay que seguir hasta el final.

Nos fuimos por las cinc senies y tomamos el camino del Canigo diciéndonos a nosotros mismos que ese día no nos encontraríamos ni el tato, que quien seria el loco que saldría con ese tiempo... pero llevando las salidas que llevamos tenía clarísimo que alguien mas habría. 
Y como no, llegando al turo d'Onofre Arnau nos tuvimos que apartar del camino para dejar pasar a un grupo de ciclistas. 

Subimos al turó para ver las vistas pero nos fuimos pitando por el viento que hacia. Suerte que llevábamos piedras en las mochilas, sino a lo mejor salimos volando... eso sí, las fotos de rigor no nos las quita nadie (con filtro antiarrugas incluido). De bajada ya era la segunda vez que parábamos a hacer aguas menores (pero si no hacer falta regar mas las plantas, que esta lloviendo!).

Subimos todo el GR pasando por las ermitas de Sant Miquel y Sant Marti hasta llegar al cruce de Mataro - Creu de Rupit y tiramos hacia el Restaurante de Can Bruguera porque por el otro camino era demasiado largo y teníamos poco tiempo. Allí hicimos un café con un frío del carajo y tuvimos que esperar porque se puso a llover a cantaros y yo no llevaba bolsas en los pies jejeje


Ya de bajada, cogimos un grajo y bajamos volando. Bueno, eso no que sería explotación animal, pero bajamos corriendo para darle un poco de vidilla. (Llámale correr porque andando rápido íbamos a la misma velocidad...). Vimos cosas espectaculares, como amapolas florecer en enero...y a lo tonto nos dieron las 12 y nos recogimos. ¿Que cuantos kilómetros hicimos? Lo mas exacto que podemos decir es entre 13 y 16 ya que nuestros GPS se perdieron por el monte... los dos...y mira que el camino estaba bien indicado! mucha tecnología y pocas nueces...

No hay comentarios:

Publicar un comentario