martes, 21 de febrero de 2017

Te ha salido un huevo... otra vez...

7:30. Cinc Senies. Primera salida en bici después de un tiempo sin tocarla. Ana estaba contenta porque le habian puesto una cubierta nueva y a mitad de precio. Recogemos a Ricardo en Llavaneres y empezamos a tirar Llavaneres arriba para hacer nuestra ruta especial. Lo tenemos que tomar con calma porque el tiempo sin cogerla se nota, así que chino chano. Cuando llegamos a Santa Mónica, a la Ana se le ocurre la genial idea de robarle la bici a Ricardo. Normal, queria montarse una 29'...

Qué estrés, que si esto no cambia... que si llevas las calas muy duras... visualicé una caída en 0,2, pero no oye, la tía le cogió el truco y se la agenció. El pobre Ricardo tuvo que subir hasta el Santuari con la bici de chica jejeje eso sí, dando guerra. Hubo represalias y todo bebiéndose su bidón y dejándola casi mas seca que la mojama.
Llegamos con la calma arriba, algo cansados aunque la Ana algo mas (aaamiga, notaras menos los baches pero tienes menos marchas... es lo que tiene...)
Tuvimos nuestro café bastante rápido ya que Ricardo lió a la rubia con su don de gentes y se saltó todos los que estaban esperando.

Después de descansar, estirar y hacer un poco el tonto (lo habitual) empezamos a descender, con la prisa que nos caracteriza, y es que tonto el último.

Algo mas abajo de los clavelitos oigo un "Paaaaaaaa". Centro la vista en Ana y veo que hace unas eses con la bici y frena. Me paro a su lado y reventón al canto en la rueda delantera! Esto es como boxes en formula 1, hay que darse caña, así que dejo mi bici en un lateral (con mucho amor, eso sí) me arremango, saco las herramientas, aflojo la rueda... y la Anna en babia con el móvil llamando a Ricardo (que había tirado millas abajo). Pero niña deja el móvil y dale la vuelta a la biciiiii.

Cuando llega Ricardo yo ya había puesto la cámara nueva y estaba hinchando. Eso sí, le dejé acabar de hincharla para que se sintiera realizado como hombre (eso y que darle a la mancha cansa, no tengo el brazo entrenado jejeje). Total, rueda cambiada en menos de 5 minutos. Por cierto, que pedazo de agujero tenia la cámara... cabía un dedo...

Cuando vamos a retomar la marcha, la Ana se da cuenta de un pequeño detalle que resulta ser la mar de importante, a su rueda le había salido un huevo. ¿Pero como sale la cámara por fuera de la cubierta una vez hinchada del todo? No somos tan torpes! Parecía la escena del huevo pillado con la cremallera de Algo para con Mary... En fin... desinflamos, recolocamos, montamos y seguimos circulando. 

Unos kilómetros mas abajo, horror, otra vez el huevo fuera. Esto no es normal... Y unos kilómetros mas otra vez... Tuvimos que hacer el camino de vuelta despacito y vigilando constantemente para meterlo cada vez que salgiese... Al final a la Ana se le salió un huevo como 6 veces....ahora entendemos el porque del reventón, esa cubierta tenia que ser defectuosa porque no quedaba bien metida en la llanta. Por suerte conseguimos volver a casa sin reventar mas veces, y sanas y salvo. 
En conclusión, una salida en la que íbamos muy bien de tiempo acabó siendo una salida muy porno con tanto mete saca...

sábado, 18 de febrero de 2017

Al Santuari a marcha militar

Quedamos el domingo a las 7:30 de la mañana para caminar ya que la predicción meteorológica decía mal tiempo y posible lluvia como para coger las burras. Subimos al coche y decidimos (la Ana por los tres) ir a Can Bruguera y de allí andar hasta donde nos diese el tiempo, ya que yo iba con la hora justa por una comida familiar. Estaba muy nublado y con niebla, así que el valiente de Ricardo se llevo el paraguas familiar colgado de la espalda cual espada samurai, asomándose por debajo... pero no aguanto muchos kilómetros.. y es que es normal, andar con un palo por detrás tiene que ser algo "incomodo"... así que acabo dejándolo escondido en medio del bosque para después recogerlo.
Tiramos dirección creu de Rupit y desde allí ya veríamos si daríamos la vuelta o no dependiendo de la hora. Subimos a mas que paso ligero, marcha militar era eso. No es lo mismo hacer la Aspirina a pie que en bici eh? Algunos ciclistas nos adelantaron subiéndola, pero eso es porque son unos orgullosos y no soportan que a pie vayamos mas rápidos ;) eso sí, arriba... muertos todos...

En un pim pam llegamos a la Creu de Rupit. Como era pronto decidimos ser unos valientes y continuar hasta el Santuari. No veas que tute nos pegamos. Pasamos por algunos corriols y una zona donde tanto Ricardo como yo nos habíamos caído con la bici hace un tiempo. Es que la montaña es un campo de minas, nunca sabes que peligros acechan...de hecho nos podrían haber arrollado unos quads. La gente está muy loca, pero por suerte los oímos a tiempo como para apartarnos, incluida yo que estoy medio sorda...

Llegamos al Santuari y era Silent Hill total. Había tanta niebla que a 30 metros ya no se veía prácticamente. Espectacular. Nos tomamos nuestro café con leche, eso sí, en la terraza. No ibamos a quedarnos dentro al ladito de la estufa... si habíamos llegado hasta allí no ibamos a ser unas nenazas!

Unos minutos de descanso y vuelta atrás como si hiciéramos una crono. Parecía que nos siguiera un jabalí...Bajamos corriendo siempre que fue posible, es decir, en las bajadas. Para que correr en las subidas? 
Pues oye, yo no se si lo bajamos en la mitad de tiempo pero no me sorprendería, le dimos mucha caña. En nada llegamos a donde estaba el paraguas "escondido" (lo pongo entre comillas porque se veía a tres leguas)... y que pim que pam llegamos al coche, a las 12:30 aproximadamente.
Llegó la hora de mirar el Strava para ver los kilómetros totales y... chascazo!! El mío decidió unilateralmente indicar la ruta en linea recta, así que contó de menos y marcó 17,5 (al igual...), y el de Ana, marcó como si hubiéramos hecho zig zag todo el rato y marcó de mas, 38,9... WTF!!!!  eso es motivación! 
Ya en casa y tranquilamente por la tarde maque la ruta a mano con el Wikiloc: 23,5 km. Casi nada...