martes, 21 de febrero de 2017

Te ha salido un huevo... otra vez...

7:30. Cinc Senies. Primera salida en bici después de un tiempo sin tocarla. Ana estaba contenta porque le habian puesto una cubierta nueva y a mitad de precio. Recogemos a Ricardo en Llavaneres y empezamos a tirar Llavaneres arriba para hacer nuestra ruta especial. Lo tenemos que tomar con calma porque el tiempo sin cogerla se nota, así que chino chano. Cuando llegamos a Santa Mónica, a la Ana se le ocurre la genial idea de robarle la bici a Ricardo. Normal, queria montarse una 29'...

Qué estrés, que si esto no cambia... que si llevas las calas muy duras... visualicé una caída en 0,2, pero no oye, la tía le cogió el truco y se la agenció. El pobre Ricardo tuvo que subir hasta el Santuari con la bici de chica jejeje eso sí, dando guerra. Hubo represalias y todo bebiéndose su bidón y dejándola casi mas seca que la mojama.
Llegamos con la calma arriba, algo cansados aunque la Ana algo mas (aaamiga, notaras menos los baches pero tienes menos marchas... es lo que tiene...)
Tuvimos nuestro café bastante rápido ya que Ricardo lió a la rubia con su don de gentes y se saltó todos los que estaban esperando.

Después de descansar, estirar y hacer un poco el tonto (lo habitual) empezamos a descender, con la prisa que nos caracteriza, y es que tonto el último.

Algo mas abajo de los clavelitos oigo un "Paaaaaaaa". Centro la vista en Ana y veo que hace unas eses con la bici y frena. Me paro a su lado y reventón al canto en la rueda delantera! Esto es como boxes en formula 1, hay que darse caña, así que dejo mi bici en un lateral (con mucho amor, eso sí) me arremango, saco las herramientas, aflojo la rueda... y la Anna en babia con el móvil llamando a Ricardo (que había tirado millas abajo). Pero niña deja el móvil y dale la vuelta a la biciiiii.

Cuando llega Ricardo yo ya había puesto la cámara nueva y estaba hinchando. Eso sí, le dejé acabar de hincharla para que se sintiera realizado como hombre (eso y que darle a la mancha cansa, no tengo el brazo entrenado jejeje). Total, rueda cambiada en menos de 5 minutos. Por cierto, que pedazo de agujero tenia la cámara... cabía un dedo...

Cuando vamos a retomar la marcha, la Ana se da cuenta de un pequeño detalle que resulta ser la mar de importante, a su rueda le había salido un huevo. ¿Pero como sale la cámara por fuera de la cubierta una vez hinchada del todo? No somos tan torpes! Parecía la escena del huevo pillado con la cremallera de Algo para con Mary... En fin... desinflamos, recolocamos, montamos y seguimos circulando. 

Unos kilómetros mas abajo, horror, otra vez el huevo fuera. Esto no es normal... Y unos kilómetros mas otra vez... Tuvimos que hacer el camino de vuelta despacito y vigilando constantemente para meterlo cada vez que salgiese... Al final a la Ana se le salió un huevo como 6 veces....ahora entendemos el porque del reventón, esa cubierta tenia que ser defectuosa porque no quedaba bien metida en la llanta. Por suerte conseguimos volver a casa sin reventar mas veces, y sanas y salvo. 
En conclusión, una salida en la que íbamos muy bien de tiempo acabó siendo una salida muy porno con tanto mete saca...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada